La agricultura está experimentando una transformación sin precedentes

Con una formación multidisciplinar que abarca desde la Lingüística hasta el Management, Mercedes de la Torre fusiona su pasión por el lenguaje con su visión estratégica para liderar el camino hacia un futuro sostenible en Limagrain Ibérica. Su recorrido profesional, marcado por el compromiso con la excelencia y la búsqueda constante de la innovación, le ha llevado a ocupar el puesto de directora de Marketing en una de las empresas líderes del sector agrícola.

Mercedes es Licenciada en Filología Inglesa por la Universidad de Salamanca y, tras ejercer como docente en una universidad en EE.UU., decidió especializarse en Marketing, cursando el Máster en Dirección de Marketing de ESIC y completando recientemente un EMBA.

 

¿Qué te llevó a postularte para esta posición y qué te atrajo de este sector?

Desde mis inicios en Marketing, he explorado diversas industrias. La propuesta de Limagrain me cautivó porque aun siendo un sector nuevo para mí, su enfoque en alimentar al mundo representaba un desafío apasionante. El reto de hacer Marketing en un ámbito con tanto potencial fue lo que me más me atrajo.

¿Destacarías algún logro o proyecto significativo de tu carrera profesional?

Uno de los proyectos de los que más orgullosa me siento es el desarrollo de la campaña «Pasión por la Agricultura», cuyo objetivo final era resaltar el valor de la agricultura y la dedicación de los agricultores. Esta iniciativa tuvo un gran impacto en el sector y posteriormente se convirtió en el principal eslogan, casi un mantra, de Limagrain Ibérica.

Me enorgullece especialmente haber contribuido a reforzar el reconocimiento de la agricultura a través de nuestra empresa.

 

«La campaña «Pasión por la Agricultura» fue iniciativa tuvo un gran impacto en el sector y posteriormente se convirtió en el principal eslogan, casi un mantra, de Limagrain Ibérica».

 

¿Cuáles son los objetivos principales que persigue Limagrain Ibérica en términos de innovación y nutrición vegetal?

En Limagrain, creemos que la innovación es fundamental para la agricultura sostenible. Por ello realizamos importantes inversiones en investigación y desarrollo (I+D) para asegurar nuestra competitividad y afrontar los desafíos actuales. En España, nos enfocamos en obtener nuestras variedades adaptadas a las diversas condiciones agroclimáticas del país, buscando así ofrecer soluciones óptimas para los agricultores.

¿Qué estrategias emplea Limagrain Ibérica para evaluar y asegurar la calidad de sus semillas y productos dirigidos a los agricultores?

Nuestro principal compromiso es ofrecer semillas de la más alta calidad, fundamentales para garantizar la seguridad alimentaria. Esta calidad se traduce en un óptimo rendimiento, resistencia a enfermedades y adaptabilidad a diferentes condiciones. Para respaldar a nuestros agricultores, empleamos además herramientas digitales avanzadas y proporcionamos asesoramiento especializado a través de nuestros, muy experimentados, equipos técnicos.

¿Cuáles son los servicios de asesoramiento o apoyo técnico que Limagrain Ibérica proporciona a los agricultores para mejorar el rendimiento de sus cultivos?

Nuestro equipo comercial, compuesto en su gran mayoría por ingenieros agrónomos, ofrece asesoramiento especializado y organiza regularmente jornadas formativas para mantener a los agricultores actualizados y al tanto de las mejores prácticas. Como ya señalaba, les proporcionamos también herramientas digitales innovadoras que simplifican la gestión de sus cultivos y les permiten tomar decisiones informadas, tanto a la hora de elegir una variedad, como para optimizar su rendimiento.

 

«Para respaldar a nuestros agricultores, empleamos herramientas digitales avanzadas y proporcionamos asesoramiento especializado a través de nuestros, muy experimentados, equipos técnicos».

 

¿Cuáles son los mayores desafíos de Limagrain Ibérica en materia de cumplimiento del nuevo marco normativo europeo y cómo los abordáis?

En Limagrain Ibérica, nos comprometemos con prácticas de responsabilidad social corporativa y cumplimos con los estándares éticos y sociales más rigurosos. Nos encontramos con desafíos tales como la seguridad de la información, el respeto a la privacidad y la conformidad con las normativas medioambientales y sociales. Abordamos estos desafíos mediante una gestión proactiva y continua, garantizando el cumplimiento en todas nuestras operaciones y promoviendo una cultura de transparencia y responsabilidad en toda la organización.

¿Qué tendencias o innovaciones estáis observando en vuestro sector y cómo se está adaptando la compañía a estos cambios?

Actualmente, la agricultura está experimentando una profunda transformación impulsada por tecnologías emergentes como drones, Internet de las cosas (IoT) e Inteligencia Artificial (IA). En este sentido, permanecemos atentos a estas tendencias y nos adaptamos activamente a ellas mediante una investigación constante y el desarrollo de soluciones innovadoras. Limagrain se compromete a estar a la vanguardia de estas tecnologías para seguir brindando productos y servicios de calidad que satisfagan las necesidades cambiantes de nuestros clientes y del sector agrícola en general.

 

«Nuestro compromiso fundamental es producir más y mejor, garantizando la seguridad alimentaria para las generaciones futuras».

 

En un contexto de globalización y avance tecnológico, ¿cuál es la propuesta diferencial que ofrece Limagrain Ibérica?

Limagrain Ibérica destaca por su combinación única de experiencia local y respaldo de un grupo internacional. Esto nos permite ofrecer soluciones innovadoras para promover una agricultura más sostenible y productiva. Nuestro compromiso fundamental es producir más y mejor, garantizando la seguridad alimentaria para las generaciones futuras.

“El cambio climático es uno de nuestros grandes desafíos”

En DELAGRO sabemos que contar con los mejores proveedores nos permite ofrecer a nuestros socios y clientes las mejores soluciones para sus negocios agropecuarios. Con el objetivo de que nuestra comunidad pueda conocer mejor a los fabricantes de las principales marcas que comercializamos en DELAGRO, hoy entrevistamos a Marta Oviedo, responsable de Marketing de MAS Seeds Iberia.

MAS Seeds es la división de semillas del grupo Maïsadour, una compañía muy reconocida en el sector del maíz, pero también en girasol, colza, alfalfa y otras cultivos multiespecie. La investigación genética de estos cultivos ha marcado el rumbo de la organización durante los últimos 60 años. De hecho, un 10 por ciento de su cifra de negocios es invertida cada año en I+D. En la actualidad, MAS Seeds cuenta con 10 centros de investigación donde desarrollan híbridos de maíz, girasol y colza, 13 filiales con presencia en 50 países, y 500 colaboradores de instituciones públicas y privadas.

Originaria de A Coruña, Marta Oviedo cursó sus estudios de Ingeniería Agrónoma en la Escuela Politécnica Superior de Lugo, perteneciente a la Universidad de Santiago de Compostela, que posteriormente complementó con formaciones en materia de educación, prevención, calidad e idiomas.

 

¿En qué año te incorporaste a MAS Seeds? ¿Contabas con alguna experiencia laboral previa en este sector?

Mi primera experiencia laboral relacionada con el sector agroalimentario fue en la IXP Ternera Gallega a través de una Beca Feuga. Allí realicé labores de identificación, certificación y control de los productos amparados bajo el nombre de Ternera Gallega, en las explotaciones ganaderas, en los mataderos, salas de despiece, así como en los puntos de venta registrados en la IXP.

Sin embargo, mi destino laboral era otro. Tras trasladarme por motivos personales a Aragón, en junio de 2012 inicié mi andadura profesional en MAS Seeds Iberia, con sede en Zaragoza, donde continúo actualmente después de 12 años trabajando en el ámbito de los cultivos extensivos.

¿Cuáles son las principales funciones de tu puesto?

Como responsable de Marketing, mi cometido es liderar la estrategia de portafolio de los productos y servicios que desarrollamos en nuestro territorio, además de diseñar y dar seguimiento al plan comercial de la compañía, apoyar al equipo comercial, pilotar los planes de acción, gestionar presupuestos…

Es un trabajo multifunción que requiere tanto de un profundo conocimiento de la realidad del campo, como de un análisis sistemático de las tendencias del mercado local y global.

¿Cuál ha sido el desafío más importante al que has tenido que enfrentarte en tu carrera profesional?

A lo largo de todos estos años no ha sido uno, sino muchos, y en todos los casos he podido hacerle frente gracias al apoyo de todo el equipo Marketing y Comercial, a la formación continua que la empresa pone a nuestra disposición y, por supuesto, al gusto por los nuevos retos y al trabajo bien hecho. Estos desafíos me han permitido aprender, ganar confianza dejando los miedos a un lado y mejorar día a día.

Quisiera mencionar específicamente uno de los retos al que, desde mi punto de vista, se debe prestar más atención desde la propia educación. La capacidad de comunicar es fundamental y transversal en cualquier tipo de trabajo y los programas educativos deben darnos las herramientas necesarias para ello.

¿Y en lo relativo al cultivo de maíz?

El cambio climático es uno de los grandes desafíos al que se enfrenta la agricultura en particular y la sociedad en general. Cada año vemos cómo los periodos de sequía son más frecuentes y severos, y la realidad es que esta situación no se va a revertir en el corto-medio plazo.

 

«Una de las variedades de semilla que está creando más expectación entre los ganaderos de la zona norte es el MAS 400.D, un fórmula 1 que combina un gran perfil agronómico con una muy buena estabilidad a un alto nivel productivo».

 

¿Qué papel juega el I+D a la hora de optimizar los cultivos?

La mejora y la selección genética es la vía para conseguir híbridos más resilientes que garanticen una mayor autosuficiencia en las explotaciones agropecuarias y con ello su rentabilidad sostenible en el tiempo.

MAS Seeds hace años tomó la decisión de mover parte de su Red I+D de maíz ensilado a zonas más difíciles para analizar el comportamiento de sus productos en situaciones de estrés y, de esta forma, seleccionar los productos más adaptados frente al cambio climático.

¿Qué variedad de maíz funciona mejor en los cultivos del norte de España?

La consecuencia de esta decisión estratégica que mencionaba anteriormente es que los híbridos MAS Seeds ofrecen rendimientos constantes en buenas y malas condiciones, mientras que otros muestran mayores fluctuaciones: altos rendimientos en buenas condiciones y rendimientos significativamente más bajos en malas condiciones.

Estos híbridos se conocen como GREEN+, y aportan a las explotaciones ganaderas de la zona norte estabilidad en su stock de forraje, la posibilidad de reducir costes de alimentación y una mayor independencia, al no verse tan impactados por las variaciones del precio de las materias primas en el mercado.

Una de las variedades que está creando más expectación es el MAS 400.D, un fórmula 1 que combina un gran perfil agronómico con una muy buena estabilidad a un alto nivel productivo, todo ello demostrado en los ensayos oficiales de Mabegondo –Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo (CIAM)– en las últimas tres campañas y en nuestra red de ensayos propios ubicados por toda la cornisa cantábrica. 

MAS Seeds tiene un papel muy activo en materia de sostenibilidad. ¿Cuáles son sus compromisos clave con la Agenda 2030?

Como uno de los principales actores de la semilla en Europa, somos conscientes de la importancia de la selección vegetal y de la producción de semillas para conseguir los objetivos de desarrollo sostenible. Esta convicción tiene un fiel reflejo en nuestra estrategia empresarial.

Nos asociamos con agricultores, distribuidores y socios para abordar los desafíos climáticos y ambientales, fomentando una agricultura sostenible que asegure la producción y los ingresos de los profesionales del campo, al tiempo que preservamos el planeta y los recursos para las generaciones futuras.​

También hemos alineado nuestra misión, visión y valores con los objetivos de sostenibilidad, y así se reconoce con el sello Responsabilidad Social Empresarial (RSE), que certifica los compromisos y las acciones de MAS Seeds en favor del desarrollo sostenible.

¿Qué diferencia a MAS Seeds de sus competidores?

Pienso que la diferencia principal reside en nuestros cimientos. MAS Seeds es la filial de semillas de un grupo cooperativo creado por agricultores para agricultores. Este hecho ha marcado sin duda alguna nuestro camino y se refleja en nuestro propósito: Actuar juntos por una agricultura en cambio.

Lo hacemos proporcionando un amplio portfolio de soluciones innovadoras y semillas sostenibles, creando valor para garantizar un crecimiento sostenible, cultivando una mentalidad corporativa satisfactoria y fortaleciendo nuestro impacto positivo como empresa.

Algo que no sería posible sin un gran equipo humano realmente convencido y comprometido.

 

«MAS Seeds es la filial de semillas de un grupo cooperativo creado por agricultores para agricultores. Este hecho ha marcado sin duda alguna nuestro camino y se refleja en nuestro propósito: Actuar juntos por una agricultura en cambio».

 

En los últimos años, se han multiplicado las voces que demandan una mayor participación y visibilidad de las mujeres en el mundo rural y agroganadero. ¿Qué iniciativas en favor de la igualdad se están promoviendo desde MAS Seeds?

Estamos convencidos de que la igualdad y la equidad de género son pilares fundamentales para promover un sector próspero y sostenible a largo plazo.

Uno de los valores principales de MAS Seeds es el respeto y, muy especialmente, el respeto a la igualdad de género. A nivel personal, nunca he sentido que hubiese sobre mí un techo de cristal que limitase mi crecimiento, más bien al contrario. La compañía me ha brindado siempre el respaldo y los recursos necesarios para poder avanzar en mi desarrollo profesional, pero soy muy consciente del camino que queda aún por recorrer para alcanzar esa igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

Dentro de las acciones que llevamos a cabo en el ámbito de la Responsabilidad Social Empresarial, tienen una gran importancia las formaciones en igualdad que se imparten regularmente a todos los empleados, incluyendo el personal de producción, fabricación y comercial. Gracias a ellas podemos tomar conciencia de los sesgos de género que todavía existen en nuestras interacciones diarias e identificar barreras y desafíos en los que debemos seguir trabajando.

«El sello Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que certifica los compromisos y las acciones de MAS Seeds en favor del desarrollo sostenible».

 

“Las mujeres han desempeñado un papel crucial en la ganadería desde tiempos inmemorables”

Desde 2021, Rocío Corral lidera la Cooperativa Agrícola de Forcarei (Coafor), convirtiéndose en la única cooperativa agraria presidida por una mujer en Pontevedra. Antes de dar el salto al ámbito cooperativo, Rocío se dedicaba al sector hostelero, en el que contaba con su propio negocio.

Pero la tradición finalmente llamó a su puerta, y Rocío volvió al negocio familiar con un conocimiento práctico y profundo de los desafíos cotidianos que enfrenta la ganadería. Mujeres como ella, jóvenes, capacitadas y dedicadas a mejorar las condiciones en el campo, son ejemplos cruciales que requieren tanto las instituciones como los ciudadanos.

Esta entrevista nos brinda la oportunidad de conocer más de cerca experiencia profesional y los desafíos que ha afrontado desde que iniciaría su carrera en el sector cooperativo.

Pregunta: ¿Desde hace cuánto tiempo te dedicas al mundo de la ganadería?

En mi caso, he tenido la oportunidad de continuar con la tradición familiar. Hace cinco años comencé a involucrarme en la gestión de la ganadería de mis padres para sustituir a mi madre y, más tarde, asumí la responsabilidad total cuando mi padre se jubiló.

P: ¿Podrías hablarnos brevemente sobre tu formación y trayectoria profesional hasta la fecha? 

Me gradué en Administración en Vigo y trabajé en varias oficinas. Posteriormente, me trasladé a Pontevedra, donde abrí un establecimiento de hostelería, que continúa en funcionamiento. Y finalmente, en 2019 regresé a Forcarei para colaborar con mi padre en la gestión de la ganadería familiar, que requería mi apoyo en ese momento.

P: ¿Has estado siempre vinculada al entorno cooperativo? ¿Cuál consideras que es la mayor fortaleza y la mayor debilidad de este modelo asociativo?

Mi vinculación con el sector cooperativo viene de lejos porque mi padre es uno de los socios fundadores de Coafor. Sin embargo, mi elección como presidenta hace dos años ha reforzado esta conexión.

Desde mi punto de vista, este modelo no presenta debilidades evidentes, y su mayor fortaleza reside en la capacidad para ofrecer servicios a los socios a precios altamente competitivos. Estamos comprometidos a permanecer a su lado, brindando asistencia en cuestiones burocráticas relacionadas con la actividad, que, a medida que avanzamos, se vuelven cada vez más complejas.

 

«A pesar de que 2023 ha estado marcado por la inestabilidad de los precios, hemos logrado adaptarnos de manera ágil y eficaz.»

 

P: ¿Qué valor añadido crees que le aporta al ganadero pertenecer a una cooperativa como COAFOR?

La mayoría de las ganaderías que constituyen Coafor son pequeñas explotaciones y muchos de ellos son personas mayores a quienes les resultaría difícil comercializar sus productos individualmente. Por eso, la venta conjunta de leche es una solución efectiva para facilitar la introducción de sus productos en el mercado.

Eres la primera mujer que lidera COAFOR, que a su vez es la única cooperativa agraria de la provincia que cuenta con una presidenta. ¿Cuáles fueron los principales motivos por los cuáles decidiste ponerte al frente de la cooperativa? 

En Coafor, el modelo que se ha mantenido desde sus inicios es el de libre elección de cargos en el Consejo Rector. En mi caso, no me postulé para las elecciones; más bien, fui elegida presidenta por los socios de manera libre y voluntaria al obtener el mayor número de votos durante la renovación del Consejo. Acepté el cargo porque me sentí enormemente agradecida de que confiaran en mí para presidir Coafor.

P: ¿En algún momento has sentido que jugabas en desventaja por ser una mujer, joven además?

En el caso de Coafor, la mayor parte de los socios son mujeres, por lo que no resultaba sorprendente que en algún momento una de nosotras asumiera la presidencia. Si bien es cierto que en ningún momento me sentí en desventaja por mi género, si que tuve mayor sensación de ser observada.

P: ¿Cuál ha sido el mayor desafío que has enfrentado desde entonces? ¿Y tú mayor logro?

Experimentamos un momento de gran tensión durante el cambio de comprador de nuestra producción de leche. Aunque la interacción con las fábricas de leche no siempre resulta sencilla, fue una decisión meditada y a día de hoy puedo decir también que totalmente acertada.

Actualmente, comercializamos el grueso de nuestra leche bajo el prestigioso sello de Leche de Pastoreo de Larsa. La calidad humana de los responsables de Compras de Larsa ha facilitado nuestro día a día, y siempre están dispuestos a ayudarnos y ofrecernos el apoyo que necesitamos.

«Estamos comprometidos a permanecer al lado de nuestros socios»

P: ¿Consideras que el rol de la mujer está suficientemente valorado y representado en el rural gallego?

Hoy en día, creo firmemente que, en el ámbito de las explotaciones ganaderas, las mujeres han desempeñado un papel crucial desde tiempos inmemorables, siendo las principales impulsoras de estas actividades, con escasas excepciones.

Mientras que los hombres se dedicaban a otras ocupaciones, las mujeres, desde la época de nuestras abuelas, han llevado adelante las ganaderías. Estoy segura de que, de no ser por estas mujeres, a día de hoy quedarían muy pocas ganaderías en funcionamiento.

Se ha hablado mucho últimamente de la entrada en vigor de nuevas normativas medioambientales que tendrán un impacto fuerte en el modelo agrícola tradicional. ¿Cómo os estáis preparando en COAFOR para poder dar cumplimiento a estos nuevos requerimientos? (cuaderno de explotación, limitación en el uso de productos fertilizantes y fitosanitarios, etc.)

Actualmente, promovemos entre nuestros socios la utilización de Blue Cycle, un producto desarrollado por Delagro con el objetivo de agregarlo a los purines y así reducir al mínimo la contaminación. Además, Delagro -cooperativa de segundo grado de la que somos miembros- está trabajando en el desarrollo de herramientas que simplificarán la tarea de llevar el cuaderno digital, permitiéndonos adaptarnos de manera eficiente a las continuas modificaciones en las normativas vigentes.

P: ¿Recomendarías a los jóvenes el mundo de la ganadería como una opción profesional de futuro?

Absolutamente, ya que considero que la ganadería, que percibo como esencial, es fundamental para nuestro futuro. Es, además, un trabajo muy gratificante ya que te permite estar en contacto constante con la naturaleza y los animales, al tiempo que brinda una gestión del tiempo más flexible en comparación con otras ocupaciones. En la actualidad, el sector está altamente profesionalizado, eliminando la necesidad de realizar ese esfuerzo físico tan intenso que caracterizaba este sector en el pasado.

Estamos comenzando el año. ¿Cuál es el balance que haces del ejercicio 2023 y cuáles son los objetivos que os planteáis en la cooperativa para el 2024?

Hay una frase que dice: “No puedes cambiar la dirección del viento, pero sí ajustar las velas para llegar siempre a tu destino”. Esto define muy bien nuestros resultados porque, a pesar de que 2023 ha estado marcado por la inestabilidad de los precios, hemos logrado adaptarnos de manera ágil y eficaz.

Y nuestro objetivo principal no ha cambiado. Continuamos centrando nuestros esfuerzos en lograr vender nuestro producto al mejor precio posible, adquirir insumos al costo más bajo y continuar proporcionando servicios de calidad a nuestros socios.

“Siendo mujer tienes que esforzarte más para que te tomen en serio”

Ana Peón Fernández es la responsable de la Ganadería Agro da Pedra S.C., desde que se pusiera a la cabeza del negocio familiar en el año 2021.

En el exigente escenario ganadero, donde las raíces de la tradición se entrelazan con la necesidad de seguir innovando con los ojos puestos en el futuro, la historia de Ana Peón destaca como un testimonio de valentía y resiliencia en un entorno de grandes desafíos. Más allá de su historia personal, el relato de Ana pone también en valor la colaboración y el esfuerzo conjunto a través del modelo cooperativo para poder afrontar con éxito las exigentes demandas del sector.

Originaria de As Maroñas (Mazaricos) y de ascendencia ganadera, Ana descubrió su pasión desde muy joven. A pesar de ser consciente del sacrificio que implicaba, decidió incorporarse a la ganadería familiar e incrementar el número de cabezas de ganado con el objetivo de mejorar la rentabilidad del negocio. Su historia no solo es la de una profesional emprendedora, sino también la de una mujer joven en un sector predominantemente masculino, en el que la diversidad generacional es otro de los grandes retos pendientes. Tal y como apunta Ana, la representación de la mujer es todavía una asignatura pendiente en el ámbito rural gallego porque, a pesar de que la carga de trabajo en las granjas recae principalmente en las mujeres, “la opinión de los hombres sigue teniendo más peso en la toma de decisiones”. Y añade: “siendo mujer tienes que esforzarte más para que te tomen en serio”.

Un elemento determinante en la trayectoria de la Ganadería Agro da Pedra fue su decisión de unirse a la cooperativa Xallas hace ya una década. Durante muchos años, el sector lácteo no solo ha sido uno de los más importantes agentes económicos de su entorno, sino que además ha estado sometido a fuertes tensiones que, en el contexto de un mercado de ámbito europeo muy competitivo y regularizado, lo han modificado en profundidad. Así, unirse a Xallas le ha dado acceso a servicios desarrollados específicamente para sus necesidades, como formación y asesoramiento, además de aportarle una red de seguridad en momentos de gran incertidumbre del mercado, como es el caso del incremento de precios que alcanzó su cuota máxima a finales del año pasado.

 

 “Vamos a hacer lo posible por conseguir más superficie cultivable”

Ana Peón tiene claro que la formación es la clave para abordar los retos que trae consigo la nueva regulación europea en materia de medioambiente y bienestar animal “aunque esto conlleve una mayor carga de trabajo”. Por ello, la ganadera cuenta con el grado en Ingeniería Agrícola y mientras realiza el trabajo diario de la explotación y las gestiones administrativas, está preparando su siguiente formación como técnico asesor de productor fitosanitarios en el Registro oficial de productores y operadores de medios de defensa fitosanitaria (ROPO).

Para esta joven profesional, una de las principales dificultades derivada de la limitación de fertilizantes en el ámbito de la nutrición de los suelos y el uso de los productos fitosanitarios es que “requerirá una alta carga ganadera y por consiguiente una mayor demanda de terreno”. Y apunta: “Si reducimos la cantidad de fertilizantes sin posibilidades de conseguir más terreno vamos a tener que comprar alimentos o reducir el número de animales. Por tanto, vamos a hacer lo posible por conseguir más superficie cultivable”.

Ana Peón ha demostrado que la vocación en la actividad ganadera no está limitada por cuestiones de género. Respaldada por los más de millar y medio de socios que conforman Xallas, está al frente de una ganadería familiar en régimen intensivo de leche que dispone en la actualidad de 170 cabezas de ganado, de las que aproximadamente 100 están en ordeño, y que tiene previsto incrementar próximamente su producción.

A día de hoy, Peón tiene claro que quiere seguir contribuyendo con su trabajo al desarrollo sostenible de un sector que podría ayudar a contener la despoblación en las zonas rurales, y anima a los jóvenes a valorar la ganadería como una oportunidad profesional de futuro real y al alcance de todos.

“Más que ayudas lo que las mujeres del medio rural necesitan es apoyo”

Rocío Huerta Miguel es, desde finales de 2021, la directora general de Ganadería y Sanidad Animal, dependiente de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias. Antes de dar el salto a la política dirigió el área jurídico-técnica de ASEAGRO, la compañía de asesoría legal y empresarial surgida de la iniciativa de las cooperativas, y posteriormente ocupó la misma posición en Cooperativas Agro-alimentarias del Principado de Asturias. En esta delegación territorial ya había colaborado como abogada al inicio de su carrera, en el año 2001, tras una breve estancia en el bufete Landwell-PwC.

Su carrera profesional se ha desarrollado en contacto directo y permanente con el mundo cooperativo y su visión es fruto de un conocimiento profundo del sector y sus desafíos, que excede con mucho el plano teórico. Mujeres como ella: solventes, resolutivas, preparadas y comprometidas con aportar soluciones que mejoren las condiciones de vida de la gente, son los referentes que necesitan hoy las instituciones y demandan los ciudadanos.

A pesar de su apretada agenda, Huerta ha querido compartir con DELAGRO algunas reflexiones sobre el momento actual que atraviesa el sector y sus perspectivas para el corto y medio plazo. Una oportunidad de conocer más a fondo su trayectoria profesional y su labor al frente de la dirección general de Ganadería y Sanidad Animal.

 

Pregunta: ¿Qué razones la llevaron a abandonar el mundo empresarial en el que había desarrollado toda su carreta para asumir un cargo político en la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial?

Respuesta: Lo cierto es que si me lo hubiesen dicho hace un par de años no lo habría creído, ya que mi vida profesional ha discurrido siempre muy alejada del terreno político. En el año 2020, el consejero de Medio Rural, Alejandro Calvo, me contactó para ofrecerme la gerencia del Banco de Tierras del Principado de Asturias. Me sentía muy identificada con su visión de lo que supone estar al servicio público y trabajar por el interés general, y era una persona de mi total confianza. Además, el puesto tenía un carácter técnico importante al que yo estaba muy acostumbrada y no implicaba una exposición pública excesiva, así que decidí asumir el reto que me permitía seguir trabajando con la Administración, como ya hacía en Cooperativas Agro-Alimentarias, pero desde el otro lado.

Unos meses después, por diferentes circunstancias, se produjo la dimisión del anterior director general de Ganadería y Sanidad Animal, y como ya formaba parte del equipo y estaba trabajando activamente en temas como la PAC, confiaron en mí nuevamente y me ofrecieron el cargo. Mi trayectoria profesional me ha llevado siempre por lugares inesperados.


P: ¿Podría contarnos brevemente cuáles son los principales cometidos y funciones de esta dirección general?

R: Actualmente existen bajo la Dirección General de Ganadería tres jefaturas de servicios con sus correspondientes áreas de trabajo. Por un lado está la parte de Sanidad Animal, que engloba toda la gestión sanitaria, la ordenación de los sectores productivos y los movimientos de los animales, que en la cornisa cantábrica es muy importante porque contamos con una cabaña ganadera grande y, además, cientos de pequeñas explotaciones. Y es que, pese a ser una comunidad autónoma pequeña en extensión, cada año se celebran en Asturias más de doscientas ferias ganaderas.

Por otra parte está el laboratorio de Sanidad Animal y Vegetal, que desarrolla una labor fundamental y, finalmente, la sección de Modernización Agroganadera. Desde esa área se gestionan las ayudas directas de la PAC, que conocemos como ayudas de solicitud única, así como las medidas de desarrollo rural, las ayudas para la incorporación de jóvenes profesionales y las orientadas a la modernización de las explotaciones, lo que nosotros llamamos planes de mejora. Muchas de estas áreas están ligadas entre sí, ya que impulsar medidas que favorezcan la higiene o el bienestar animal debe tener su contrapunto en las ayudas dispensadas, que han de diseñarse para que sean verdaderamente útiles para el ganadero.


P: La cadena agroalimentaria se enfrenta en la actualidad a múltiples retos derivados de mayores requerimientos ambientales y otros fenómenos como la inflación, el alza de los precios de las materias primas o la energía. ¿Considera que el cooperativismo es un modelo necesario para sobrevivir en este escenario?

R: Algo que aprendí en mi etapa en ASEAGRO y Cooperativas Agro-alimentarias es que el cooperativismo es, en esencia, colaboración. Aprovechar las sinergias, los recursos y fortalezas de cada uno para beneficio de todos. La utilidad de este modelo se vio claramente en momentos de extraordinaria complejidad como la pandemia. Imagínate tener que afrontar solo, sin la red de seguridad y apoyo de la cooperativa, una situación de ese tipo.

Por otro lado, es imprescindible que las explotaciones se enfoquen en la rentabilidad para asegurar su supervivencia y eso es muy difícil de conseguir sin una estrategia de compras, gestión y servicios conjunta. Siempre he creído en el valor del cooperativismo, pero en el contexto actual su papel me parece fundamental.


P: ¿Considera que el modelo cooperativo debe desarrollarse más y que esto tendría que ser una prioridad para los gobiernos regionales?

R: El desarrollo y fortalecimiento del cooperativismo debe ser y es una prioridad para los poderes públicos, no solo en Asturias sino a nivel nacional. El apoyo del Ministerio de Agricultura a la integración cooperativa es firme y estructural. Casos como el de Central Lechera Asturiana o Campoastur, que permitió aunar en un único proyecto todo el potencial de pequeñas cooperativas que hasta entonces operaban repartidas por la Comunidad, prácticamente una en cada pueblo, muestran los beneficios de la colaboración y el trabajo conjunto.

Recuerdo que estando en ASEAGRO, en el año 2005, se produjo la fusión de las cooperativas de segundo grado Cica (Asturias), Sergacán (Cantabria) y Cecoop (Galicia), dando lugar a DELAGRO. Cuando escucho hablar ahora de la Alianza Atlántica o la Alianza de la Cornisa pienso que esa idea y esa ambición comenzó hace ya muchos años con DELAGRO. Su capacidad de dinamización del sector es enorme y los beneficios que aporta gestionar en común compras y servicios son incuestionables. Yo he participado con DELAGRO en viajes formativos de intercambio y he podido observar que su poder de representación es altísimo. Además, pone a disposición de sus socios servicios de asesoramiento, informática, digitalización o formación a los que de manera individual muchas cooperativas no podrían acceder.

Creo, no obstante, que existe todavía mucho desconocimiento en torno al mundo cooperativo y que debería ponerse más en valor y hacerse visible. Sin duda, la Administración también debe mantener un papel activo para acercar este modelo a la gente.


P: A finales de 2022 se hacía pública la noticia de que la Consejería de Medio Rural del Principado de Asturias dispondría de un presupuesto histórico para impulsar la movilidad sostenible, promover la cohesión territorial y apoyar la agricultura y la ganadería. ¿De qué ayudas podrán beneficiarse los agricultores y ganaderos asturianos este año para fortalecer al sector primario?

R: Las ayudas directas de la PAC destinadas a los ganaderos asturianos alcanzarán este año los 100 millones de euros, con una extensión de 4 millones de euros adicionales para apoyar a las ganaderías de vacas nodrizas y de cebo, ante la trepidante subida de los precios de las materias primas que ha provocado la guerra en Ucrania. Con esta ayuda extraordinaria se pretende fomentar el cebo de terneros para que puedan completar su ciclo de vida en la explotación y tener así una salida natural hacia la IGP ternera asturiana.

Por otra parte se encuentran las ayudas estructurales recogidas dentro del Plan Estratégico de la PAC, y que pondremos en marcha con el objetivo de fomentar el relevo generacional, apoyar a la mujer rural e impulsar la modernización de las granjas, pero con criterios de rentabilidad. Queremos seguir apoyando a las explotaciones propias; negocios pequeños y familiares, ubicados a menudo en zonas de montaña con limitaciones naturales, que son tan características en Asturias.


P: Con alarmante frecuencia los jóvenes se ven obligados a abandonar su tierra en busca de oportunidades laborales que les permitan prosperar. ¿Cómo se está apoyando desde la administración a los jóvenes agricultores y ganaderos que apuestan por permanecer o regresar a su tierra para que puedan sacar adelante con éxito sus proyectos empresariales?

 R: Aquí en Asturias contamos con una ayuda estructural para la incorporación de jóvenes profesionales y en próximo período implementaremos una ayuda adicional para nuevos agricultores, que ahora mismo ya existe en otras comunidades autónomas como Galicia. De esta forma queremos incentivar que aquellas personas que ya han superado los cuarenta años y no pueden optar a la ayuda para jóvenes, puedan emprender si lo desean una actividad vinculada al medio rural con el respaldo de la Administración.

Otra de las iniciativas que estamos impulsando para ayudar a este colectivo es la simplificación administrativa. Nos encontramos ahora mismo tramitando la modificación de la Ley de Ordenación del Territorio y de la Ley de Calidad Ambiental para simplificar los trámites relativos a las licencias que se exigían para poner en marcha una explotación, de manera que el proceso de emprendimiento sea más ágil y sencillo.

Por último, contamos con un paquete de medidas para facilitar la sucesión en las explotaciones, algo muy importante considerando que en Asturias, como en el resto de la cornisa cantábrica, la edad media de los titulares es muy alta, por encima de los cincuenta y cinco años. Observamos que existen muchas explotaciones grandes, rentables y con unas instalaciones perfectamente equipadas para el desarrollo de la actividad ganadera, que por no contar con un relevo generacional adecuado se ven abocadas al cierre o a reconvertirse en almacenes. Por esta razón, estamos apoyando la adquisición y modernización de instalaciones en desuso como una forma de dar entrada a nuevos profesionales.


P: Las mujeres del medio rural resultan esenciales y sin embargo todavía se mantienen escenarios de desigualdad más acusados si cabe que en el medio urbano. ¿Considera que las mujeres gozan del suficiente respaldo social para ir avanzando en la conquista de derechos y cargos de responsabilidad?

 R: Sin duda, esta es una de nuestras grandes asignaturas pendientes. Llevamos más de veinte años escuchando este discurso y demandado más visibilidad y reconocimiento para la labor tan esencial que las mujeres llevan a cabo en el medio rural. Sabemos que en la cornisa cantábrica muchísimas explotaciones están a nombre de mujeres, pero su participación en órganos de decisión, consejos rectores y comités directivos todavía es insuficiente. Nos falta escuchar sus voces.

El principal obstáculo que observo es que la mujer no solo se ocupa del trabajo diario de la explotación y de las gestiones administrativas, sino que una parte muy importante del mantenimiento del hogar y del cuidado de la familia también recae sobre ella, disponiendo además de muchos menos recursos y apoyos que en las ciudades (actividades extraescolares, guarderías, ludotecas, etc,). Incluso para participar en actividades formativas tienen que hacer casi siempre auténticos malabares de organización.

Sin embargo, es muy importante que ellas estén también presentes en los órganos de decisión para que se conozcan cuáles son sus necesidades y opiniones, y para servir de referentes a las que vienen detrás. La PAC contempla líneas de ayuda específicas para mujeres, pero más allá de ellas lo de verdad necesitan es apoyo. En este sentido, iniciativas como ‘Más que un respiro” puesta en marcha por la cooperativa Campoastur son muy interesantes porque proporcionan apoyo para que las mujeres puedan asumir más roles fuera del hogar y de su explotación.