Claves para lograr un buen encintado plástico de las bolas de forraje

Estamos al inicio de la temporada de ensilado de hierba, una práctica de conservación de forrajes que en muchos casos se sigue haciendo en bolas o pacas plastificadas. De como realicemos esta operación de encintado dependerá en buena medida la conservación del forraje y por tanto cientos o incluso miles de euros que estarán en juego. Javier Caneda, Responsable de Producción Vegetal de Delagro, da las claves sobre cómo hacer un buen encintado.

Partiendo de que el objetivo del ensilado es mantener el forraje en buen estado hasta su consumo, consiguiendo un forraje final sano y sabroso, con un valor nutritivo próximo al forraje inicial, debemos controlar durante el proceso tres elementos clave:

-Luz: Evitar la llegada de luz al forraje ensilado, pues permite la proliferación de organismos perjudiciales para su conservación, como los hongos.

-Agua: Para que el silo desarrolle correctamente las fermentaciones debe ser en un medio ácido. El agua tiene PH neutro y haría subir la acidez del ensilado.

-Oxígeno: Necesitamos expulsar y evitar que entre aire para evitar que proliferen hongos y mohos.

Otro punto clave es el estado fenológico de la planta, ya que cuanto más espigado esté el raigrás o la leguminosa menor valor proteico, menor ingesta y mayor contenido en fibra, lo que redunda en que la rotopaca lleve más aire.

Puntos críticos del manejo del plástico estirable: el encintado

1) Máquinas de ensilado:

DELAGRO-PACAS-PLASTICO

La primera, una de las más comunes, es una máquina suspendida, que tiene la ventaja de que es muy versátil, móvil y ocupa poco espacio. Pero hay que andar con mucho cuidado cuando la bola no está bien compactada y no tiene la circunferencia perfecta pues puede deformarse e incluso llegar a romper.

El segundo tipo de máquina es una arrastrada con dos satélites y la tercera es una combi, que realiza tanto el picado, el encintado y el plastificado. Cada vez está más presente en empresas de servicios agrarios y cooperativas.

Independientemente del tipo de máquina, es muy importante de enfardar en plástico cuanto antes el forraje, para mejorar la fermentación del mismo y evitar que se deforme la bola. Lo recomendable es aplicar el plástico como máximo 2 horas después de hacer la bola.

Una vez enfardadas, hay que esperar 48 horas para moverlas, una vez estabilizadas, pues de lo contrario podemos tener debilitamientos y roturas del plástico.

2) La unidad de preestirado

La unidad de preestirado de las máquinas es una pieza fundamental pues hace el preestiramiento del plástico, con dos rodillos y una zona donde se pone la bobina. Hace falta un preestiramiento del 70%. El plástico tiene una memoria de forma y una vez aplicado en la bola trata de recuperar el estado inicial, apretando la bola y expulsando el aire que la bola tiene en superficie, no el aire que queda dentro.

Los dos rodillos funcionan a distintas revoluciones y eso posibilita el estirado. Por tanto, resulta clave que los rodillos estén perfectamente limpios.

3) Tensión del muelle de preestirado:

El muelle de preestirado es el muelle que corta y es muy importante revisarlo, y cambiarlo en caso de ser necesario, para que mantenga siempre la presión.

Cuando funciona mal no aplica el plástico de forma uniforme, o que el plástico quede suelto…etc

 

4) Rodillos:

Los rodillos siempre tienen que estar limpios: El plástico lleva una cantidad de pegamento que con el paso por los rodillos se va depositando, y ahí se pegan semillas, arenas…et por lo que puede deteriorar el plástico. No se deben limpiar con productos abrasivos como gasolina etc,, sino con un paño o toalla y alcohol. Es fundamental limpiarlo antes y después de finalizar la campaña, así como revisarlo a lo largo de la misma.

Los rodillos tiene que estar también perfectamente paralelos, de lo contrario puede suceder que rompa mal el plástico. Cuando ese paralelismo no es correcto en una zona queda abierto pero en otra demasiado ajustado y hace mordeduras en el plástico, con lo que puede romper fácilmente.

5) Unidad de corte:

La unidad de corte también es muy importante: el corte del plástico ha de ser preciso y quedar disponible para la siguiente aplicación

Cuando no sucede así pasa esto:

 

 

Es decir, el plástico no se ciñe de todo y puede haber entrada de aire y de agua en la bola.

6) Preestirado del plástico:

El plástico durante el encintado debe ser preestirado al 70%. Podemos comprobarlo pintando 10 cm en la bobina y una vez aplicado en la bola debe medir 17 cm.

El número de capas debe ser como mínimo de 6 capas. “Muchas veces vemos bolas con 4 capas e incluso menos. La diferencia es una pérdida media de 0,2 o 0.5% a una pérdida media del 7% del forraje. Esa pérdida media es 3 veces más que el coste del plástico. Compensa aplicar más capas de plástico pues, aparte de que lo protege mejor, da mayor consistencia a la bola”, destaca Javier Caneda.

Cuando estamos encintando otro punto crítico es que el plástico ha de estar aplicado justo en el centro de la bola para que se produzca correctamente el solape.

7) Ancho del plástico:

Otro punto crítico es el ancho del plástico: No vendría mal que lo comprobáramos regularmente con una cinta métrica. La distancia ideal en la bobina de 750 mm de ancho debe ser de un óptimo de 60 cm. Si mide más de 62 el plástico no lleva el preestiramiento óptimo y para cubrir la misma bola utilizamos más plástico. Con menos de 58 hacemos sobreestirado y podría perder sus propiedades.

8) Solape del plástico:

El solape ha de ser óptimo al 50% una capa sobre otra:

“De lo contrario quedan pequeñas lengüetas donde queda menos cantidad de plástico y ahí queda mucho más débil para cualquier inclemencia. Por eso es clave que el solape sea del 50%”, subraya el responsable del Departamento de Producción Vegetal de Delagro.

“Cuando coincide mal solape con esa fuerte tensión del plástico este queda debilitado y vamos a tener más roturas, con cortes que parecen hechos con una cuchilla. En estos casos suelen coincidir estos condicionantes : solape mal hecho y sobreestiramiento y si las manejamos en pleno proceso de fermentación, rotura asegurada”, añade.

 

Recomendaciones para el almacenaje de las roto-pacas

Es importante que estén almacenadas en vertical pues en las cabezas es donde tienen más capas de plástico. En esta zona es donde hacen más presiones pájaros y es más difícil que se estropee. También es importante proteger las bolas con mallas o redes para evitar daños de los pájaros.

Se recomienda también colocar las bolas en las esquinas de las fincas, pero evitando que sea debajo de los árboles, pues son lugares donde caen continuamente esporas de hongos y si hay un agujero en la bola la contaminan fácilmente.

El apilamiento tiene que ser vertical y dependiendo de la cantidad de materia seca del forraje, puede llegar a 3 filas como máximo. En caso de que el forraje esté más húmedo se desaconseja el apilamiento debido al riesgo de derrumbe o deformación de las pacas, con el consiguiente riesgo de entrada de aire.

Por último, se aconseja mantener las bolas algo separadas entre ellas, pues con la diferencia de temperaturas entre día y noche el plástico se dilata y con la fricción puede llegar a romperse.

Igape
Igape
Título do proxecto: Sofware de xestión de almacén (SGA)

Implantación de software de xestión de almacén interconectado con ERP e cos postos de expedición. Control total de caducidades, lotes e trazabilidades, proporciona a posibilidade de pedidos en paralelo e optimiza ose movementos tendo en conta incompatibilidades entre familias de producto.

Título do proxecto: Proxecto de melloras informáticas
Proxecto de melloras informáticas consistente en dous interfaces de comunicación entre o software que controla o autómata de fabricación de fertilizantes e o da plataforma loxística co noso ERP DelagrOS, axilizando os procesos e destinando os recursos humanos a tarefas de maior valor engadido.