Daniel Baizán: “El fertilizante bioestimulante Blue Star nos coloca en la senda de la nutrición vegetal del futuro”

Daniel Baizán, asesor técnico comercial de DELAGRO, nos explica qué características hacen del fertilizante bioestimulante Blue Star® un producto único en el mercado y qué valoración hacen de él los ganaderos que ya lo han probado.

A finales de 2021, DELAGRO anunció el lanzamiento de la nueva gama de fertilizantes bioestimulantes Blue Star®.

Un innovador producto desarrollado en colaboración con la multinacional norteamericana Alltech, que ofrece resultados de última generación y se adapta a las necesidades específicas de los suelos y cultivos del norte de España. Tras una magnífica acogida por parte del sector, los primeros cultivos fertilizados con Blue Star® confirman su utilidad y eficacia en los cultivos de maíz. 

  

P: ¿Qué diferencias existen entre un fertilizante bioestimulante como Blue Star® frente a los fertilizantes tradicionales?

R: En primer lugar, habría que destacar los altos estándares de calidad de las materias primas seleccionadas, así como un sofisticado proceso de fabricación que se lleva a cabo en el Complejo Multidisciplinar de Fertilizantes de DELAGRO en As Pontes, y que garantiza una granulometría y solubilidad de los distintos componentes muy superiores a la media.

Por otra parte, la incorporación de la tecnología CONTRIBUTE permite mejorar la microbiota del suelo y generar un escenario muy positivo para la proliferación de microorganismos y poblaciones microbianas. Gracias a la acción de estas bacterias, se incrementa la disponibilidad de Nitrógeno durante un amplio período de vida del cultivo y se genera enzima fosfatasa, que solubiliza el fósforo presente en el suelo, facilitando su absorción por parte de la planta.

Por último, un aspecto claramente diferenciador respecto a los fertilizantes tradicionales es que la utilización de Blue Star® reduce sustancialmente la exposición de nuestro cultivo al estrés abiótico, producido por factores que podemos definir como externos: temperatura, humedad, precipitaciones, inclemencias meteorológicas…, y con ello se incrementa la eficiencia y aprovechamiento de los recursos hídricos disponibles para la planta.

 

«La utilización de Blue Star® reduce sustancialmente la exposición de nuestro cultivo al estrés abiótico y con ello se incrementa el aprovechamiento de los recursos hídricos disponibles para la planta».

 

P: Contando DELAGRO con un catálogo muy amplio de fertilizantes, ¿Por qué razón decidió apostar por esta nueva categoría de bioestimulantes?

R: La búsqueda de nuevas soluciones que permitan a los ganaderos obtener los mejores resultados productivos es una constante en DELAGRO. Creemos, además, que las nuevas exigencias medioambientales ofrecen una magnífica oportunidad de avanzar en el desarrollo de productos más sostenibles y respetuosos con el medioambiente, y con este objetivo decidimos empezar a investigar el potencial de los fertilizantes bioestimulantes.

Los resultados obtenidos en los primeros ensayos realizados con Blue Star® confirmaron que su aplicación estimula el desarrollo y crecimiento vegetativo de distintos tipos de cultivos, promoviendo una mayor potencia radicular, aspecto clave y diferenciador que nos llevó a apostar por esta nueva generación de fertilizantes.

 

«Las nuevas exigencias medioambientales ofrecen una magnífica oportunidad de avanzar en el desarrollo de productos más sostenibles y respetuosos con el medioambiente, y con este objetivo decidimos empezar a investigar el potencial de los fertilizantes bioestimulantes».

 

P: En los últimos meses se ha hablado mucho sobre la necesidad de dar a cada suelo única y exclusivamente lo que necesita. ¿Por qué crees que es tan importante abandonar el paradigma de fertilización tradicional para adentrarnos en el de nutrición vegetal?

R: Durante años se ha practicado una fertilización estándar, que apenas tenía en cuenta las características particulares de cada suelo o tipo de cultivo. Esto llevaba a  realizar en algunos casos aplicaciones indiscriminadas de abono con los consecuentes peligros de escorrentía y lixiviación, e incluso a despreciar las aportaciones realizadas por el purín que se pudiera generar en las granjas.

Hoy en día, el nivel de profesionalización, formación y manejo de las personas que gestionan las distintas áreas que componen una granja de vacuno lechero, por poner un ejemplo, es extraordinario. Así, la toma de decisiones en un área tan importante como la fertilización de los cultivos, se realiza apoyada en datos objetivos y cuenta con el asesoramiento de distintos especialistas, entre ellos nuestros técnicos de Producción Vegetal.

 

P: ¿Cómo han recibido los ganaderos la llegada al mercado de un producto como Blue Star®? Aquellos que ya lo han probado, ¿Qué mejoras han percibido en sus cultivos de maíz?

R: La acogida de Blue Star® entre los ganaderos ha sido fabulosa. Desde el primer momento, el hecho de contar en su desarrollo y acabado final con la participación de un líder mundial como Alltech, fue un factor determinante. Esto unido a la calidad de fabricación y producción de DELAGRO, así como el conocimiento que ya poseían de nuestra línea de fertilización tradicional, hizo que en cuanto les expusimos las fortalezas y características de Blue Star®, no dudaran ni un instante en apostar por sus cualidades.

Tras unas ventas espectaculares en el primer año de su lanzamiento, esperamos una segunda campaña aún más exitosa ya que los resultados obtenidos hablan por sí mismos. En este sentido, hay que resaltar la gran solubilidad y disposición inmediata por parte de la planta de todos los nutrientes aportados por el fertilizante.

Además, la aportación de la tecnología CONTRIBUTE permitirá que las condiciones idóneas del suelo se mantengan a medio y largo plazo, por lo que los resultados de la aplicación de Blue Star® se prolongarán en el tiempo, a medida que los distintos microorganismos aportados vayan realizando su peculiar trabajo.

 

«Tras unas ventas espectaculares en el primer año de su lanzamiento, esperamos una segunda campaña aún más exitosa ya que los resultados obtenidos tras la fertilización con Blue Star® hablan por sí mismos».

 

P: ¿De qué manera debe aplicarse el fertilizante en los cultivos de maíz?

R: Distinguimos dos fases diferenciadas. De manera previa a la aplicación del fertilizante, deberá realizarse un laboreo que prepare un lecho de siembra perfectamente trabajado. Sobre este aplicaremos un abonado de fondo con la dosificación recomendada por nuestros técnicos que, además de ser lo más específica posible, tendrá en cuenta la carga de purín aportada previamente (si la hubiera) a la parcela.

En este sentido, me gustaría recomendar encarecidamente a nuestros ganaderos y agricultores el uso complementario de la tecnología FERPLAN, la nueva herramienta de planificación de nutrición vegetal diseñada por DELAGRO, con la que conseguiremos dotar a nuestro suelo y parcelas de una dosificación adecuada a sus necesidades, teniendo en cuenta distintos parámetros de manejo, aportaciones previas e incluso, características de su granja e instalaciones.

El abonado de fondo con el fertilizante bioestimulante Blue Star® puede realizarse a boleo o con dosificación en hilera, en la propia sembradora y a la par de la introducción de la semilla en el suelo, teniendo la precaución de calibrar la colocación de Blue Star® con unos centímetros de separación respecto a la semilla.

 

P: Como asesor técnico comercial, ¿Qué crees que valoran más los clientes de los productos y servicios ofrecidos por DELAGRO?  

R: Primeramente su capacidad para cumplir con los resultados que prometen. La mayor satisfacción para nosotros, las cooperativas socias y distribuidores es que los clientes obtengan cosechas de calidad que incluso superen sus propias expectativas iniciales.

Por otra parte, algo que nuestros clientes valoran mucho es que nuestra tarea no concluya con el cierre de la venta o tras realizar un asesoramiento sobre una cuestión concreta. El seguimiento de la prescripción aconsejada, las visitas periódicas a las parcelas para comprobar la evolución del cultivo, así como la toma de muestras que validen nuestros métodos de trabajo, no solo nos permiten mantener un contacto muy estrecho con el productor sino permite que este se sienta acompañado en sus desafíos cotidianos.

 

«Blue Star® lidera el camino hacia una agricultura más sostenible, capaz de reducir la huella de carbono y las desviaciones de fertilizantes al medioambiente».

 

P: ¿En qué medida Blue Star® ayudará a los ganaderos a cumplir con las nuevas normativas medioambientales?

R: No cabe duda de la importancia y el peso que, a día de hoy, tienen todos los aspectos legales y normativos que afectan al funcionamiento diario de una granja. La preservación del medioambiente o el desarrollo de prácticas agrícolas sostenibles son, además, requisitos imprescindibles para optar a cualquier tipo de prestación o ayuda, ya sea local, autonómica, estatal o incluso europea.

En este contexto de mayores exigencias normativas, tales como los cuadernos de explotación, los futuros planes de abonado o el registro de prácticamente todos los movimientos que se lleven a cabo en las parcelas, el papel de productos innovadores como Blue Star® es esperanzador. Su avanzado diseño y tecnología permiten mejorar la eficiencia de las plantas integrantes de un cultivo, en este caso maíz, captando y aprovechando mejor los distintos nutrientes disponibles en el suelo.

Blue Star® lidera así el camino hacia una agricultura más sostenible, capaz de reducir la huella de carbono y las desviaciones de fertilizantes al medioambiente, gracias a su capacidad para generar auxinas, estimulando la nodulación y aumentando la absorción de nutrientes vía radicular. Constituye, por tanto, una solución fertilizante que va en la línea con las nuevas exigencias medioambientales de las ayudas de la PAC y al mismo tiempo nos coloca en la senda de la nutrición vegetal del futuro.

 

 

 

YaraBela™ NITROGRASS Se, el fertilizante que ayuda a tu ganado a estar más sano

YaraBela™ NITROGRASS Se es el primer fertilizante nitrogenado que incluye Selenio, un micronutriente que resulta clave para la salud del ganado y también para la salud humana.

Su alto porcentaje en Azufre ayuda a minimizar las pérdidas de Nitrógeno por volatilización, además de ser un componente esencial de los aminoácidos y proteínas.

Principales beneficios para el cultivo

  • El uso de este producto maximiza el rendimiento por hectárea, ya que garantiza el aporte de Nitrógeno asimilable durante todo el ciclo de cultivo.
  • El Azufre tiene un efecto sinérgico en la asimilación de otros nutrientes, favoreciendo el óptimo desarrollo de la planta.
  • El aporte de Nitrógeno y Azufre es fundamental para regular todos los procesos biológicos de la planta y asegurar un crecimiento sano.
  • Gracias a su alto contenido en SO3 corrige las deficiencias de Azufre para mejorar la calidad del cultivo.

Pese a sus múltiples beneficios, la principal novedad de este producto radica en el valor del Selenio. Este nutriente se encuentra complejado en la hierba en forma de selenatos (selenio cisteína y selenio metionina) y es fácilmente asimilable por vacas lecheras y corderos.

En concreto, YaraBela™ NITROGRASS Se está compuesto por un 24% de Nitrógeno total, un 12,5% de Nitrógeno nítrico, un 11,5% de Nitrógeno amoniacal, un 18% de trióxido de Azufre y 10 ppm o 0,001% de Selenio.

Estos elementos se encuentran contenidos en cada gránulo permitiendo la absorción de todos los nutrientes a la vez.

 

Innovación ampliamente testada

Se ha demostrado que YaraBela™ NITROGRASS Se permite que los forrajes, fundamentalmente la hierba y los pastos, incorporen de forma natural el Selenio y la vaca lo ingiera también de forma natural, reduciendo el uso de suplementos químicos, mejorando así la sostenibilidad medioambiental de la actividad ganadera.

Además, el Selenio es clave para la salud del ganado, como vacas lecheras y ovejas, ya que al frenar los radicales libres del organismo previene problemas como la retención de placenta, mastitis y la enfermedad del músculo blanco en terneros.

De esta forma se consigue mejorar la fertilidad y la salud del ganado, beneficios principales de este fertilizante.

FERPLAN, una tecnología que revolucionará las estrategias de fertilización de los cultivos

DELAGRO presentó esta mañana en su Complejo Multidisciplinar de As Pontes, una novedosa tecnología que dará un giro de 180º a la forma en que ganaderos y agricultores fertilizan sus cultivos. Tras más de una década de investigación en la que el equipo técnico de DELAGRO y las cooperativas socias estudiaron, en colaboración con el Centro de Investigación Agraria de Mabegondo (CIAM), más de 8.000 muestras de suelo del norte de España, este innovador proyecto ve la luz abriendo la puerta a una manera de cultivar más rentable, productiva y sostenible.

 Javier Caneda, responsable del área de Producción Vegetal de DELAGRO, explicó a los asistentes y representantes de las cooperativas socias los principales beneficios de esta tecnología única en el mercado, que permite integrar en un único proceso el plan completo de nutrición vegetal de una parcela, desde la selección del cultivo y el encalado, al aporte de purín y la aplicación de los fertilizantes minerales que sean necesarios.

“Conociendo las necesidades de los cultivos y la composición del suelo podemos aportar la cantidad exacta de nutrientes sin que se produzcan excesos de ningún elemento que puedan comprometer la fertilidad de la tierra. Y así, dando a cada suelo única y exclusivamente lo que necesita, conseguimos optimizar los costes de abonado, mejorar la producción y calidad de los forrajes y contribuir a la preservación del medio natural”, señaló durante su intervención.

Además, avanzó Caneda, una de las novedades que contempla FERPLAN es el uso del purín como fertilizante. “Este aspecto es muy importante en la elaboración de una recomendación de abonado ya que, independientemente de la cantidad, el purín está aportando al suelo una serie de nutrientes minerales que han de tenerse en consideración para calcular la cantidad de abono que el cultivo necesita”.

En el acto de presentación celebrado en As Pontes, donde la cooperativa de segundo grado cuenta con una fábrica de fertilizantes, un centro logístico de productos agroganaderos y una zona de oficinas, participaron también Pedro Palazón, director técnico de IDEAGRO, con una ponencia centrada en la biología del suelo; Esperanza Álvarez, profesora de Edafología de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), que habló sobre nutrición vegetal y elementos tóxicos del suelo; María Jesús Vázquez, técnico de laboratorio de la USC, y Raquel Cela, doctoranda en la misma universidad, que juntas abordaron la importancia del muestreo y la interpretación de los análisis.

Cumplimiento de las nuevas exigencias normativas

El Pacto Verde Europeo, que pretende situar Europa en el camino de la transición ecológica, ha fijado metas ambiciosas en cuanto a la eficiencia en el uso de los fertilizantes. La Comisión Europea aspira a reducir la pérdida de nutrientes al menos a la mitad de aquí a 2030 y, como consecuencia, se prevé una reducción en el uso de fertilizantes de al menos un 20 por ciento.

En el contexto nacional, el Real Decreto de Nutrición Sostenible de Suelos contempla un conjunto de medidas destinadas a disminuir el impacto ambiental en los suelos agrarios, sin perjudicar la producción de los cultivos.

Javier Caneda señaló en relación a esta normativa que exigirá a ganaderos y agricultores un mayor esfuerzo en su día a día, la potencialidad de FERPLAN para poder cumplir con los nuevos requerimientos normativos, e incluso anticiparse a ellos.

“Los profesionales del medio rural deberán asumir nuevos trámites administrativos, como la elaboración del plan de abonado o la actualización del cuaderno de explotación, y en general llevar un control exhaustivo de todos los procesos que se lleven a cabo dentro de su empresa agraria. Contar con el apoyo de la tecnología y de herramientas tan polivalentes como FERPLAN resultará clave para acometer con éxito los importantes desafíos que el sector tiene por delante”, subrayó.

Abonado inteligente, nutrición eficiente

Conocer las características de cada suelo y cultivo resulta indispensable para superar el modelo de fertilización tradicional, donde se aplican a la tierra un conjunto de productos genéricos como el 15-15-15, 8-24-16, superfosfato, NAC, etc., que ignoran factores tan importantes como la riqueza de nutrientes ya presentes en el suelo, las necesidades nutricionales de cada tipo cultivo o la aplicación de purín.

Por esta razón, el equipo técnico de DELAGRO y las cooperativas socias estudiaron  durante más de una década más de 8.000 muestras de suelo del norte de España, en colaboración con el Centro de Investigación Agraria de Mabegondo (CIAM), lo que permitió determinar su composición y peculiaridades.

“Los suelos gallegos son en general poco profundos, condicionados por una baja capacidad de reserva de agua y de nutrientes, de textura arenosa o limosa, ácidos y con abundante materia orgánica”, explicó el responsable del área de Producción Vegetal de DELAGRO. “Esto hace que la disponibilidad de nutrientes para las plantas sea baja, debido tanto a la lenta tasa de mineralización de la materia orgánica como al pH ácido del suelo de en torno a 5.5”.

“La abundancia de precipitaciones que caracteriza nuestro clima provoca que los suelos sufran un fuerte lavado de nutrientes, que causa su acidificación (saturaciones de aluminio altas) y obliga a un constante aporte de nutrientes, además de la necesidad del encalado. Por todo ello, resulta primordial un adecuado seguimiento del contenido de macronutrientes en el suelo (N, P, K), de nutrientes secundarios (Ca, Mg, S) y micronutrientes (Bo, Zn,…), y herramientas como FERPLAN permiten hacerlo de una forma rentable, sencilla y eficaz”, concluyó Caneda.

La nueva tecnología no solo constituirá un valioso recurso para que agricultores y ganaderos puedan mejorar sus estrategias de fertilización y optimizar los costes destinados a la nutrición de sus cultivos, sino que al mismo tiempo los técnicos dispondrán de una aplicación para el asesoramiento, una base de datos sobre analíticas y recomendaciones, y la posibilidad de manejar fácilmente todos los factores que intervienen en un plan de abonado.

BLUE STAR, el fertilizante bioestimulante con tecnología Contribute

BLUE STAR es la gama de  fertilizantes bioestimulantes desarrollada por Delagro de la mano de la multinacional americana Alltech. al mejorar la eficiencia de las plantas en la captación y aprovechamiento de los nutrientes disponibles en el suelo, BLUE STAR contribuye a una agricultura más sostenible, reduciendo la huella de carbono y las pérdidas de fertilizantes al medioambiente. El fertilizante bioestimulante BLUE STAR es, por tanto, un fertilizante que va en la línea de las nuevas exigencias medioambientales de las ayudas de la PAC.

 ¿Qué es BLUE STAR?

BLUE STAR es un fertilizante bioestimulante que en su proceso de fabricación se incorpora la tecnología CONTRIBUTE® en su formulación, permitiendo incrementar la microbiota
del suelo y facilitar la absorción de nutrientes. BLUE STAR proporciona a las plantas los macronutrientes y micronutrientes necesarios para el buen desarrollo y bioestimulación de los cultivos.

Beneficios del bioestimulante BLUE STAR

Su uso presenta las siguientes ventajas al cultivo:

  •  Promueve el crecimiento de la microbiota del suelo.
  • Incrementa la disponibilidad de nitrógeno para las plantas durante todo el periodo de cultivo, aumenta la absorción por las raíces y reduce la lixiviación, permitiendo
    aumentar el contenido de proteína en los cultivos donde se ha aplicado.
  • Genera enzima fosfatasa, que solubiliza fosforo insoluble presente en el suelo, facilitando la absorción por la planta.
  • Estimula el desarrollo y crecimiento vegetativo de las plantas, promoviendo un mayor desarrollo radicular.
  • Produce auxinas, estimulando la nodulación y aumentando la absorción de nutrientes vía radicular.
  • Reduce el estrés abiótico debido a factores como la temperatura e incrementa la eficiencia del agua.
  • Mejora parámetros de producción y calidad del cultivo.

Adaptación a las medidas medioambientales, huella de carbono y sostenibilidad.
Producto innovador por su formulación y beneficios aportados al cultivo.
Optimiza la fertilización y sus costes.

¿Cómo aplicamos el bioestimulante BLUE STAR?

Puede ser aplicado directamente al suelo, bien sea esparcido a voleo en superficie, en fondo o localizado.

BLUE STAR en los cultivos

Pradera

  • Fondo, en la implantación del cultivo.
  • Cobertera, una aplicación en cada corte.

Maíz:
Fondo, previo a la implantación del cultivo.

Cereales:
Aplicar como abonado de fondo o cobertera.

Hortícolas:
Se recomienda realizar una aplicación al inicio del cultivo como abonado de fondo.

Leñosos:
Se aplica una vez al año, entre el letargo y comienzo de hinchazón de las yemas o en periodos de máximo desarrollo vegetativo.